Historia de la Comparsa de Moros Musulmanes

Compartir

           

            Recién acabadas las fiestas de enero del año 1946 Camilo Valor Estevan, oriundo de Villena, reunió a un grupo de amigos en una tertulia en el Casino Eldense, con la propuesta de fundar y formar una nueva comparsa que desfilara en las fiestas de Moros y Cristianos recientemente constituidas, concretamente en el bando moro que estaba una tanto diezmado en el número de comparsas respecto al bando cristiano. La comparsa fue fundada por los siguientes señores: José Aracil, Miguel Arráez, Rafael García Gómez, Froilán Gran, Joaquín Leal, Vicente Mañas, Alfredo Mira, José Ortín Amorós, Antonio Soriano, José Amat Sanchiz, Emilio Aracil Candelas, Herminio Bonete, Roberto Botella, José Mª Chinchilla, Antonio Díaz, Pascual Gil, Pedro Gómez, José Mª Gran, José Marcos Hernández, Ramón Mira Madrid, José Muñoz Ortega, Eugenio Orgilés, José Ortín Cerdán, Recaredo Pina, Oscar Santos, Enrique Vera, Juan Amat Navarro y el propio Camilo Valor. El día 1 de febrero quedaba definitivamente formada la comparsa y constituida su junta directiva. Se da la paradójica circunstancia de que este último, que fue el principal impulsor de la comparsa y su primer presidente, no llegó a verla desfilar en la fiestas de 1947 por su repentino fallecimiento en el mes de Abril de ese año.

            La mayoría de sus componentes eran empresarios y profesionales formados y ello prueba su interés por dar cuerpo a una idea con buenos cimientos: se estableció desde el primer momento un sistema de cotización para dotar a la nueva sociedad de un buen soporte económico: de enero de  1946 a mayo de 1947 cada componente aportó diez pesetas semanales en setenta cotizaciones.

            La comparsa se fundó a imagen y semejanza de los Moros Nuevos de Villena recreando enteramente el traje oficial de aquella comparsa, e incluso el nombre de Musulmanes es el primitivo nombre que tuvo esta comparsa tan arraigada en las fiestas de la vecina ciudad. La primera bandera se bendijo el día 31 de Mayo de 1947, vísperas de las fiestas de ese año, y su madrina fue la señorita Luisa Gran, hija del primer capitán de la comparsa que lo fue Froilán Gran, y la abanderada Lucia Vera Masegosa. El primer desfile de la comparsa cuentan las crónicas que fue apoteósico, acompañados por la Banda local Santa Cecilia y con un cabo de escuadra importado de Villena, “El Planchao”.

            El primer traje, pues, fue exactamente igual que el de los moros nuevos villenenses: turbante de raso blanco con borla negra en la cimera (“queso”); pantalón bombacho amarillo; camisa azul con cuello, puños y botonadura en rojo con bordados; chaleco de fieltro rojo bordado; faja de raso verde adamascado con borlas rojas; manta sobre el hombro izquierdo de color beige con galón y borlas en rojo; zapatos amarillos con media luna verde o roja; mandil de cuero y morral de madera forrado de cuero a la espalda, y pala de zapa como arma. En 1949 despareció el mandil, el morral y el pico que se sustituyó por la lanza. El “queso” dio paso a otro turbante tricolor (blanco, rojo y verde) que permaneció algunos años hasta que su sustituyó también por el actual, blanco con dos franjas verdes en su frontal y cúpula de metal en la cimera. En el año 1997 se creó el traje oficial femenino que, manteniendo los colores propios de la comparsa, adaptó sus formas a la especial idiosincrasia de la mujer musulmana.

La Capitanía de la comparsa, pues así llaman a su local social, está situada en la calle Maximiliano García Soriano nº 20 y fue abierta a los festeros en las fiestas de 1984; más tarde, después de las reformas que se llevaron a cabo para su acondicionamiento, fue inaugurada oficialmente el día 25 de Mayo de 1991.

La comparsa de Moros Musulmanes participa en todos los actos de la Fiesta eldense, pero además es pionera en la creación y organización de otros actos -algunos exclusivos de su propia peculiaridad- que se desarrollan a lo largo del año festero. Son ejemplo de ello la presentación de cargos que celebran en el teatro Castelar de nuestra ciudad con montajes verdaderamente espectaculares, la misa del viernes de fiestas en la propia placeta del Santo, la rueda musulmana ese mismo día en la Plaza Mayor, la verbena multitudinaria en los jardines del Casino el domingo por la noche o la visita el geriátrico el lunes por la mañana en solidaridad con las personas allí acogidas. También fue impulsora del primer grupo de percusión y dulzaina -la colla Musulmana- creado en el año 1993 que ha iniciado la revitalización de esta música tradicional en nuestra ciudad.


        

Actos propios de la comparsa

Presentación de cargos

En el año 1986 la directiva de la comparsa, presidida por José Blanes, decidió cambiar el acto de presentación de los cargos de abanderada y capitán pasándolo de la cena que se llevaba a cabo en los prolegómenos de la Fiesta al Teatro Castelar de nuestra ciudad. Se pensó en un acto más serio y festero, con una mayor organización y puesta en escena y un concierto previo de música festera donde la marcha Elda Musulmana tenía todo su protagonismo. Previamente los cargos eran acompañados en pasacalle desde el domicilio de la abanderada hasta el teatro. Durante los años 80 del pasado siglo el acto mantuvo este formato, con el concierto y el intercambio de bandas y banderas, con gran despliegue escénico que llevaban a cabo los miembros de la comisión nombrada al efecto. Concretamente en el año 1987 el concierto celebrado fue en memoria y homenaje del malogrado maestro Ferrero que había fallecido recientemente. A partir del año 1991 su celebración pasa al salón de actos de la Casa de Cultura, debido al cierre del teatro, y cambia la estructura del acto con la incorporación de un ballet moro. A lo largo de los años 90 se celebra en la Casa de Cultura con distintas actuaciones previas: concierto, ballet, sainete festero etc. Desde el año 2000 se celebra en el auditorio de ADOC debido a su mayor capacidad para recibir espectadores. El acto sigue con una estructura similar a los años anteriores. En el año 2008, de la mano de la nueva directiva presidida por Antonio García Ortín, el acto vuelve de nuevo al Teatro Castelar dándole un nuevo aire en la puesta en escena y mayor variedad de temas propuestos gracias a la juventud de los miembros que organizan el acto. Desde los años 90 al acabar el acto, tras el pasacalle de acompañamiento de cargos, se celebra una cena de gala con orquesta incluida donde los cargos tienen un verdadero protagonismo.

 

Misa de la comparsa

En la celebración del 25 aniversario de la fundación de la comparsa -año 1972- uno de los actos programados fue la misa celebrada por los difuntos de la comparsa en la iglesia de Santa Ana, el domingo de moros por la tarde. Desde 1987 se vuelve a celebrar todos los años este piadoso acto, en principio, en la ermita del Santo. Al poco tiempo pasó a celebrarse en la placeta de San Antón, contigua a la ermita, por causas ajenas a la propia comparsa ocurridas un año, pero que hicieron que se realizara allí de manera indefinida sobre el solar donde se asentaba la antigua ermita. En el transcurso de la misa celebrada el año 1990 se bendijo la imagen de San Antón que preside nuestra Capitanía donada por el capitán del año anterior Pedro Joaquín Orgilés. También es digno de mención la misa concelebrada que, con motivo del Cincuentenario de la comparsa, se realizó en la parroquia de la Inmaculada en acción de gracias por la celebración de los actos conmemorativos de la efemérides. Los primeros años de celebración tenía lugar el viernes por la mañana fuera de los días oficiales de la Fiesta, y con el cambio y ampliación de las fechas de fiestas pasó a celebrarse a las 10 de la mañana del viernes de moros. Desde entonces la misa de la comparsa se celebra todos los viernes a las 9:30 de la mañana en la placeta del Santo en homenaje a los festeros fallecidos en cuyo honor, al final del acto se interpreta la marcha Elda Musulmana.

 

Rueda Musulmana

En 1997, año de celebración de los cincuenta años de la fundación de la comparsa, la directiva se propuso celebrar un acto nuevo a imagen y semejanza del que Los Moros Nuevos celebraban en la vecina población de Villena. Así se dispuso la celebración de la Rueda Musulmana el viernes de moros, tras el traslado del Santo a la iglesia de Santa Ana, en la plaza Mayor. Los festeros debidamente uniformados se dirigen en formación desde el castillo de embajadas evolucionando al ritmo de la marcha National Emblem hacia la Plaza Mayor donde efectúan la rueda alrededor de los cargos y la banda de música y, al acabar, se interpreta el pasodoble Musulmanes Medio Siglo, compuesto para la comparsa por Alberto Pardo Caturla y con letra de José Blanes, que es coreado por todos los festeros que lanzan sus gorros al viento al final como señal de la alegría que nos embarga a todos en estos momentos de la Fiesta.

 

Verbena en el Casino

Ya en los años 70 del pasado siglo, cuando la comparsa tenía su capitanía en la llamada “fábrica de la almendra” en la calle general Monasterio (hoy Pablo Iglesias), se celebraron algunas verbenas amenizadas por un conjunto que tenían cierta atracción. Posteriormente, en los años 80 o 90, durante algunos ejercicios festeros, también se intentó celebrar este tipo de actos en Capitanía pero con resultados muy poco alentadores debido a la menguada asistencia de festeros. En la actualidad la directiva decidió volver a celebrar una verbena que recuperara la que tradicionalmente tenía lugar en Casino Eldense. Así en el año 2008 se organizó esta verbena de la comparsa en los jardines del Casino el domingo de fiestas por la noche, que resultó un verdadero éxito de público y llevó a la directiva al convencimiento de celebrarla todos los años, como así ha sido, con una masiva asistencia de festeros y no festeros que disfrutan de una magnífica orquesta durante la madrugada del domingo al lunes de fiestas. Tal es el éxito alcanzado que, desde hace pocos años la directiva decidió celebrar otra verbena el día de la Entradica de la comparsa, una vez acaba ésta en los alrededores de la plaza Castelar. 

 

Visita al Geriátrico

El 10 de junio de 1991, tras la celebración de la Embajada Cristiana el lunes de fiestas, nuestra comparsa -fuera de programa- giró visita a la nueva Residencia Geriátrica para compartir la Fiesta con los ancianos allí acogidos. Fue un momento verdaderamente emotivo el que se vivió llevando la alegría a estas personas que no pueden vivir la Fiesta como los demás por su edad y por sus achaques. Este es un acto que desde entonces figura necesariamente en el calendario festero de la comparsa todos los lunes de fiestas.  

 

Sainetes.

Lo que comenzó siendo un mero divertimento que adornara, como lo había hecho en otras latitudes, el acto de Proclamación de cargos de la comparsa de Musulmanes, se convirtió con el tiempo y con el atrevimiento de un grupo de festeros de la comparsa en una representación anual e independiente de diversos sainetes creados cada año para la ocasión. Así, a aquel primero del año 1993, ¡ Mira como llueve...! Sainete festero en  un acto y en lengua castellana, representado en la Casa de Cultura el día 24 de Abril de ese año por el grupo Arenal de Petrer, siguieron otros once más representados y estrenados por el grupo artístico de la comparsa hasta el año 2004.

Estos ya en tres actos, sobre temas relacionados casi exclusivamente con la personalísima comparsa eldense, y puestos en escena por el grupo artístico de la propia comparsa creado a la sazón. De 1994 a 2004 se han representado algunos de gran éxito de público como “Historias de un cuartelillo”; “Una familia musulmana”, “Festero a pesar de todo” y otros, sumando un total de once sainetes escritos y representados, en el seno de ese ciclo festero-cultural que la comparsa de Musulmanes realiza cada año de enero a mayo.

   Otra característica esencial de estas representaciones de sainetes festeros es que, con relativa frecuencia, se ponen en escena por motivos meramente benéficos. Así. En Elda han repetido representación en los últimos años dos sainetes: “Una familia musulmana”, que se llevó a escena a beneficio de la Asociación contra el cáncer, y “Evangelina o el honor restituido” -éste por primera vez en el reconstruido Teatro Castelar- a beneficio de los enfermos de Alzheimer.

Después de ese primer sainete del año 1993 siguen otros cuya relación es la que sigue:

Historias de un cuartelillo, sainete festeroen tres actos, representado en la Casa de Cultura el día 3 de Junio de 1994.Una familia musulmana, sainete festero en tres actos, estrenado en la Casa de Cultura el día 21 de abril de 1995.Andanzas de una familia muy festera, sainete festero en tres actos,estrenado en la Casa de Cultura, el día 10 de mayo de 1996. Festero a pesar de todo, sainete festero en tres actos, representado en la Casa de Cultura el día 9 de Mayo de 1997. Musulmanes  « mon amour », sainete en tres actos, representado en la Casa de Cultura de Elda el día 8 de Mayo de 1998. Evangelina o el honor restituido, sainete en tres actos, representado en la Casa de Cultura el 7 de Mayo de 1999 y en el Teatro Csatelar el 17 de Septiembre de 1999. Pase usted a cobrar después de Fiestas,sainete en tres actos de ambiente festero,representado en el Teatro Castelar de Elda el día 12 de Mayo del año 2000. Obdulia, o las mujeres al poder, sainete en dos actos estrenado en el Teatro Castelar de Elda el día 11 de mayo de 2001. Se busca Abanderada, sainete festero en tres actos, representado en el Teatro Castelar de Elda el 10 de Mayo de 2002. ¡Oh Susi! ¡como estás!,sainete en tres actos,  representado en la Casa de Cultura el 14 de Mayo de 2004. Solamente los dos primeros actos de la representación corresponden  al texto del autor. El tercero fue totalmente improvisado.


 

 

Compartir